Destacado Noticias

Problemas visuales como miopía y astigmatismo afectan principalmente a menores en etapa escolar

Moquegua.- La Dirección Regional de Salud Moquegua, recomienda a padres de familia, prevenir problemas visuales de sus hijos, al considerar que aproximadamente el 20 por ciento de menores en etapa escolar presenta trastornos visuales como astigmatismo, miopía e hipermetropía, ocasionando bajos niveles de concentración y aprendizaje en los estudiantes.
La salud ocular forma parte de las enfermedades no transmisibles que pueden afectar el rendimiento académico, por lo que se recomienda que los niños de 0 a 6 años sean evaluados oftalmológicamente cada seis meses, mientras que los de 7 a15 años como mínimo pasen por consulta una vez al año.
Un trastorno visual mal corregido y tratado tardíamente puede generar complicaciones hasta producir ceguera, por lo que es importante fomentar la cultura de prevención y detección temprana de los trastornos oculares como la miopía y el astigmatismo, pues el tratamiento oportuno puede mejorar la salud visual de los estudiantes.
Para lograr reducir estos índices es necesaria la cooperación de los padres de familia y los maestros quienes son los encargados de crear un clima favorable para la educación y salud de los menores. Es importante promover la adherencia al uso de anteojos por parte de los estudiantes, que es un factor clave para revertir el deterioro visual por los errores refractivos no corregidos y por lo tanto se constituye en uno de los ejes fundamentales.
En este sentido, los niños que sufren este tipo de dolencias suelen acercarse a los objetos más de lo necesario, abren y cierran los ojos cada vez que desean leer y se quejan continuamente de dolores de cabeza, ante lo cual se debe acudir a los establecimientos de salud para ser evaluados por los profesionales indicados los cuales les indicará el tratamiento adecuado.
Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima en 45 millones la población afectada por la ceguera en el mundo, de las cuales ocho millones son debido a errores refractivos no corregidos (18%), constituyéndose, en la segunda causa de pérdida visual después de la catarata y un problema de salud pública que afecta mayormente a la población en situación de pobreza y extrema pobreza.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*