Nuevo gasoducto en Peru elevaria el crecimiento del PIB en mas de dos puntos hasta 2018

El nuevo gasoducto que unirá el yacimiento de Camisea con las regiones del sur de Perú requerirá una inversión de US$ 6 mil millones, convirtiéndose de esta manera el mayor proyecto realizado hasta la fecha en el país andino.
La importancia de la inversión se refleja también en el impacto que tendrá sobre la economía. El ducto que enviará el gas natural a través de la Sierra peruana desde Camisea, en Cusco, hasta el puerto de Ilo en el sur del país, impulsará directamente el crecimiento del PIB a través del mayor gasto de infraestructura, pero también tendrá un efecto indirecto, con una serie de proyectos industriales que estarán asociados con el trazado.“El proyecto elevaría el PIB de Perú entre 1 y 2,5 puntos porcentuales y la tasa de crecimiento del PIB subiría hasta 2018, que es el período del proyecto, por entre 0,4 y 2,1 puntos porcentuales”, indicó Ricardo Campins, gerente de Relaciones Institucionales de Kuntur, filial de la firma de ingeniería brasileña Odebrecht, a cargo del proyecto.
Eso, en una economía que viene creciendo a una tasa anual promedio cercana a 6,5% durante la última década, una de las más rápidas en América Latina.
El proyecto sería financiado en 70% por deuda, mientras que 30% vendrá del capital de Kuntur, que rodea actualmente los US$ 2.500 millones.
“De contar con el financiamiento necesario, pudiéramos estar arrancando en el segundo semestre de este año con las actividades preliminares para el desarrollo del proyecto y estar iniciando la construcción hacia finales de este año o inicios del próximo”, indicó Campins.

 El más grande del país

 Odebrecht, que controla 100% de Kuntur, había dicho en abril que el gasoducto de 1.000 km iniciaría su construcción en junio y que costaría US$ 5.000 millones, lo que equiparó el costo al del proyecto aurífero Minas Conga, en Cajamarca, de la estadounidense Newmont (ver recuadro).

 “Este es un proyecto enorme, podría ser el proyecto más grande jamás visto en el país”, aseguró Campins durante en una conferencia energética, citado por Reuters. “Esperamos que prestamistas multilaterales jueguen un rol importante” en el financiamiento.

 El gasoducto está alimentará un cluster de plantas petroquímicas en la costa del Pacífico peruano que necesitarían miles de millones más en inversiones. Las plantas transformarían el gas natural en explosivos y fertilizantes. Según Campins, la inversión total que demandará el Proyecto Integrado Gas Sur del Perú, incluyendo el gasoducto y la petroquímica, podría ascender a US$ 8.544 millones.

 

No obstante, el ejecutivo explicó que la petroquímica dependerá de las reservas actuales de gas que posee Perú. “El escenario de reserva que tenemos hasta ahora es de 3 billones (millones de millones) de pies cúbicos (TCF) y de mantenerse este panorama el proyecto continuaría hasta la costa ya no con dos ductos, sino con uno solo. En este escenario de reservas no se justifica la instalación de una planta petroquímica y en consecuencia no se construiría el ducto de líquidos hasta la costa”, señaló. (DF)

¿Te ha gustado? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*