Confirman sentencia por peligro común

Moquegua, Departir unos tragos con sus hermanos le costó al conductor de un vehículo taxi, una sentencia por un año de pena privativa de la libertad suspendida, cumplir reglas de conducta, inhabilitación de conducir un vehículo por el término de la condena y el pago de mil soles de reparación civil.
La sentencia contra Saúl Horacio Mamani Quispe fue confirmada luego de sustentación ante la Sala de Apelaciones de Moquegua a cargo de Dr. Washington Cruz Cervantes, Fiscal Superior Penal de Ilo.
Los hechos se suscitaron a las 10:30 horas del 24 de julio del 2014 cuando vecinos dieron cuenta que el vehículo de Placa de Rodaje Z1J-678 realizaba maniobras temerarias por el sector de 24 de Octubre en la Pampa Inalámbrica siendo ubicado por la Policía.
En primera instancia quedó acreditada la responsabilidad del imputado por el delito de conducción del vehículo en estado de ebriedad con diversos testigos, informe policial y resultado de prueba de alcohol que arrojó 0,72 gramos por litro de sangre. Asimismo se encontró que la licencia del procesado contaba con infracción por conducir en estado de ebriedad y una sanción por conducir sin licencia estando inhabilitado al momento de los hechos.
Por ello la Sala Penal de Apelaciones confirmó la condena contra Saúl Horacio Mamani Quispe como autor del delito Contra la Seguridad Pública en la modalidad de conducción de vehículo en estado de ebriedad con un año de pena suspendida y todo lo resuelto en primera instancia.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*