ANP expresa su consternación por el asesinato de Fernando Raymondi Uribe, estudiante del último año de periodismo

Rate this post

Moquegua.- La ANP demanda con firmeza a las autoridades privilegiar la pista profesional en la investigación  del crimen, al mismo tiempo que es crítica con las declaraciones del titular de la Policía Nacional del Perú, quien en tiempo récord atribuyó el asesinato a la delincuencia común.
Para la ANP, esa actitud apresurada, de quienes tienen la responsabilidad de llevar adelante una investigación seria, devela la poca voluntad de llegar a la verdad de los hechos. El Estado se resiste a admitir que en su territorio se mata periodistas por su tarea informativa. Este mismo patrón se repitió en julio de este año con el asesinato del periodista Donny Buchelli Cueva, en Pacasmayo. Han pasado cuatro meses y no hay confirmación de la motivación del crimen. Los efectivos policiales, en ese caso, también con una prontitud asombrosa descartaron el móvil profesional como causa del homicidio.
La información proporcionada por la revista Caretas constituye en sí misma una pista de investigación. Raymondi Uribe se encontraba rastreando el accionar del sicariato en la provincia de Cañete, donde fue asesinado.
En razón a ello, la ANP demanda de las autoridades una investigación escrupulosa que nos permita conocer las identidades de los autores materiales y el móvil del crimen.
De los periodistas y de la propia revista Caretas demandamos continuar con las investigaciones que Raymondi Uribe había emprendido. El mejor homenaje a un colega asesinado es concluir sus investigaciones, darles visibilidad y apoyar esa línea investigativa.
Finalmente, la ANP recuerda que es deber del Estado peruano prevenir e investigar los asesinatos de periodistas, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada, según prescribe la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos.
Con el asesinato de Raymondi Uribe son más de 60 los periodistas asesinados en la últimas tres décadas en Perú.
El asesinato de Fernando Raymondi Uribe no puede ni debe quedar impune.

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*