Crisis en el terminal terrestre, los primeros meses de funcionamiento arrojan un amplio déficit en el funcionamiento del terrapuerto debido a la poca afluencia de pasajeros.

A ello se suma el progresivo abandono de conductores de kioskos de venta de comida y otros productos.
Guillermo Sirena señaló a los medios que se hacen todos los esfuerzos para impulsar un adecuado funcionamiento pero la capacidad de atención a los pasajeros es mínima y no alcanza las proyecciones realizadas para la rentabilidad del terminal terrestre.
A ello se suma la impuntualidad de las empresas de transportes como la de  Flores Hnos. que salen a la hora que mejor les da la gana, dejando a los pasajeros en espera, sobre todo los de Essalud, que todos los días soportan esta penurias.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*