A universidades les sobra la plata solo gastaron el 20 porciento del canon minero el 2011

Entre ellas la Universidad Nacional de Moquegua, no tiene capacidad de gasto
La República.- Oportunidad desperdiciada . Gracias al “boom” de los metales, el Perú recibe una generosa renta minera por canon, sobrecanon y regalías. De una tajada de la torta se benefician las casas de estudios que tampoco ejecutan bien estos recursos. La mala gestión también tiene otros culpables como el Ejecutivo.

Jorge Malpartida y corresponsales.
Los gobiernos regionales tienen la obligación de compartir con las universidades públicas el 20% de la partida de canon minero que reciben al año. Con ese dinero, las casas superiores de estudios deben promover estudios de  investigación e inversión que mejoren la calidad de la enseñanza. Esa medida apunta a incrementar la competitividad del país con profesionales de calidad A1.
Según el informe de la Contraloría de la Repúblicaen 2011 las transferencias a las universidades por este impuesto, el sobrecanon y regalías, alcanzó a 158 millones de soles.  De esa cifra solo se gastó 19.4%.
Si echamos un vistazo al gasto de los últimos años en cinco universidades públicas del sur del Perú, constatamos que no se está aprovechando como se debe estos fondos que provienen de la renta minera (impuestos pagados por las empresas extractivas). Como justificación, en las universidades sostienen que los gobiernos regionales les transfieren en forma tardía su parte. También acusan al Ministerio de Economía y Finanzas de bloquear la aprobación de los proyectos. Todos tienen que pasar por el filtro del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). Este decide si es o no viable.

PANORAMA DEL SUR

Del 2005 al 2011, en Arequipa, la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa) recibió de canon minero 82.6 millones de soles, según el portal Transparencia Económica deMEF.

Según el informe del “Proyecto Vigilancia Universitaria” la Unsa solo gastó 25.2 millones.

En los últimos cinco años, la Universidad San Antonio Abad del Cusco (Unsaac) acumuló 233 millones de soles por ese concepto. De este total, solo se ejecutó el 20%.

En el caso de la Universidad Nacional de Moquegua (Unam), hasta mayo de 2012, la casa superior de estudios acumuló 103 millones 602 mil soles. En octubre de 2011, el Gobierno Regional de Moquegua hizo la última transferencia de 20 millones de soles. Teniendo un Presupuesto Institucional Modificado (PIM) de 91 millones de soles hasta febrero de este año, en ejecución de gasto apenas alcanza al 6.3%.

En Tacna, la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann (UNJBG) recibió entre 2005 y 2011, más de 162 millones 500 mil soles. Según el vicerrector administrativo de la UNJBG, Ramón Vera, en un momento la universidad llegó a tener alrededor de 100 millones de soles sin gastar.

En Puno, la flamante Universidad Nacional de Juliaca recibió en el 2011, 4 millones 556 mil 405 soles, pero solo gastó un millón 118 mil 516 soles. ¿Cuáles son las razones de este ineficiente gasto?

PROBLEMAS CON EL MEF

Para el rector de la Unsaac, Germán Zecenarro Madueño, los principales motivos son las “trabas” del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el SNIP.

El decano del Colegio de Economistas de Arequipa, Carlos Muñoz, explica que la mayoría de proyectos propuestos, no solo por universidades públicas  sino también por municipalidades, carecen de calidad y son inviables. No cumplen con los pedidos de eficiencia, sostenibilidad e impacto socioeconómico del SNIP. Por eso son desaprobados.

“Los proyectos parecen ideas que se disparan sin rumbo determinado y según necesidades inmediatas. No hay objetivos a largo plazo. Por eso es importante un plan de desarrollo estratégico que ordene el uso del canon”, explica Muñoz.

El jefe de la Oficina Universitaria de Planificación de la Unsa, Gerardo Sotelo, explica que como entidad pública solo pueden gastar lo que autoriza el MEF anualmente, así tengan en reserva más recursos. Por ejemplo, en 2011, la Unsa  ejecutó con recursos del canon  siete proyectos por 3 millones 441 mil 666 soles. ¿Habiendo tanto dinero disponible porque no se utilizó más? El presupuesto para  el 2011 permitía utilizar en proyectos de inversión e investigaciones solo 5 millones  401 mil 428 soles, de los cuales solo se gastó 2 millones  de soles.

ENTREGAS TARDÍAS

Otro factor que limita el gasto son las transferencias tardías. Generalmente éstas se realizan en julio, cuando el presupuesto ya está aprobado. En julio de 2011, la Unsa recibió 33.1 millones de soles. Sin embargo, estos recursos recién podrán utilizarse el 2012.  Dentro de los planes de la universidad no estaba recibir tal cantidad de dinero.

Veamos otro caso. Recién en julio del año pasado, el Gobierno Regional de Puno transfirió  a la Universidad Nacional del Altiplano la deuda por canon minero del periodo 2004 al 2010.  Fue una suma de 14 millones 242 mil soles que le llegaron de sopetón a la universidad puneña, cuyo gastó tendrá que planificar en los siguientes años.

El economista Patricio Quintanilla indica que las transferencias tardías son un problema generalizado en todo el sector público. No solo en las universidades estatales. Ocurre en todo el aparato público. El canon es el 50% del Impuesto a la Renta que pagan las empresas mineras al Estado. Esta contribución se entrega a fines de marzo. Luego se calcula cuánto le corresponde a Gobiernos  Regionales y municipalidades.

Según la analista Patricia Pinto, de Desco Sur, falta voluntad de parte de las universidades, ya que a pesar de que hubo transferencias tardías, éstas tienen varios millones de soles acumulados que no han gastado y que pueden programar para incentivar la investigación.

El MEF aprobó a la Unsa para este año fiscal, por canon y regalías mineras, 47 millones 649 mil 493 de soles. Más de cinco veces lo asignado el año pasado. Con esta ampliación, las excusas para no invertir adecuadamente son menores.

Según el plan de inversiones 2012 de la universidad arequipeña, se estimó 23 millones 731 mil 152 de soles para proyectos de inversión e investigación.

Además, para aprovechar el aumento, Sotelo indica que tienen en cartera utilizar ocho millones de soles para la acreditación internacional y una suma similar de millones para diversos proyectos de investigación.

Ojalá los resultados de estos nuevos planes se vean reflejados en la rendición de cuentas del próximo año y en la mejora de calidad educativa, en un futuro, no muy lejano.

Sino, una vez que pase la bonanza económica provocada por los altos precios de los minerales, ya no habrá recursos extra para las universidades, para que éstas generen el desarrollo tecnológico que el país necesita para salir de la pobreza.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*